Cuatro formas de generar ingresos pasivos desde casa

Ya hemos visto que en internet podemos ganar algún dinerillo extra gracias a las encuestas remuneradas, al cashback y otros menesteres, pero como habrás podido leer, las aspiraciones con estas fuentes de ingresos extra no son, precisamente, demasiado altas.

Sin embargo, podemos aspirar a más. De hecho, podemos aspirar a conseguir auténticas fuentes de dinero extra y de una manera totalmente pasiva, entendiendo por “ingresos pasivos” aquéllos que no requieren un trabajo o esfuerzo constante y permanente (como un trabajo normal y corriente) sino que, simplemente, nos van a exigir hacer ese esfuerzo sólo al inicio.

Sin embargo, he de decirte que la mayoría de las páginas web que hablan de este tema van a enumerarte hasta más de diez vías para generar ingresos pasivos, pero la mayoría de ellas son vías extintas que quizá en el pasado dieran algo de dinero, pero a día de hoy son vías muertas o muy difíciles de rentabilizar (típico ejemplo de ello es el dropshipping, que seguramente habrás leído en otras páginas como una vía para ganar dinero y que, realmente, es más bien un vía crucis).

¿Te interesa el tema? Pues allá van cuatro maneras de generar ingresos pasivos sin moverte de casa:


1. Comprar y alquilar

La opción de ingresos pasivos por antonomasia en España es, desde hace lustros, comprar un piso y alquilarlo. Y eso que cada vez es más difícil comprar un inmueble en nuestro país salvo que cuentes con unos ahorros importantes de inicio (lejos quedan ya los tiempos de las hipotecas al 100% más gastos), pero inversores del ladrillo no nos faltan.

Si he decidido comenzar por esta opción no es porque sea la más sencilla (ni mucho menos) ni la más asequible (que tampoco), sino porque es el mejor ejemplo para demostrarte lo que son los ingresos pasivos, aunque en este segmento las posibilidades han dejado de limitarse al alquiler de viviendas, existiendo opciones mucho más accesibles:

  • Alquilar un trastero o una plaza de garaje (o ambas cosas en conjunto).
  • Alquilar una terraza o jardín de casa (si tienen mucho espacio).
  • Alquilar un local comercial.
  • Alquilar una furgoneta por horas para porte de mercancías o transporte de personas.
  • Alquilar un piso, estudio o casa por semanas para turistas de vacaciones.
  • Alquilar equipos de sonido o audiovisuales para eventos (cámaras, altavoces, proyectores…).
  • Alquilar ropa, vestuario de gala o disfraces.
  • Alquilar tus bicicletas para turistas que quieran usarlas durante sus vacaciones.
  • Alquilar una oficina por meses o incluso sólo por horas.

Las ganancias potenciales van a depender de diversos factores tales como el bien que estés alquilando y su calidad, los precios que se estilen por la zona donde vivas o incluso la época del año.

chat

No puedes pretender alquilar un estudio de 30 metros cuadrados y en una ciudad medio abandonada por 600 euros al mes cuando hay gente a la que le cuesta horrores alquilar un piso de dos habitaciones por menos dinero. Eso te parecerá lógico, ¿verdad? Pues tampoco deberías intentar cobrar más de lo que la gente esté dispuesta a pagar por aquello que puedas ofrecer, y para saberlo tendrás que echarle un ojo al mercado.

Por otro lado, hablamos de una forma de ingreso pasivo que requiere un fuerte desembolso inicial, aunque no requiere mayor inversión de tiempo que la necesaria para investigar un poco el mercado y colocar anuncios en distintos portales especializados, foros o grupos de redes sociales.


2. Aprovecha tu talento como escritor

Todo el mundo tiene su propio talento, pero la mayoría de los mortales no cree conveniente detener toda su vida para explorarlo. Sin embargo, al hacerlo (o más bien, al no hacerlo) estamos pasando por alto un camino que podríamos explotar económicamente y con buenos resultados.

Si sabes escribir, se te da bien y no tienes faltas de hortografia, ¿por qué no explotar el mundo de la escritura?


Escribe, publica y vende un libro

La opción “tradicional” a considerar para los talentosos de la escritura es la de escribir una novela, un libro didáctico o cualquier cosa que se pase por la cabeza, por absurdo que fuera (anda que no hay libros absurdos por ahí…).

Hace tiempo que no hace falta pasar por una editorial para conseguir publicar un libro, e incluso cuentas con la herramienta de Amazon Kindle Direct Publishing para publicar tus libros de forma totalmente gratuita, en formato digital (eBook) o de tapa blanda, y venderlos a través de esa plataforma, con unas ganancias de hasta el 70% del precio de venta gracias al hecho de que no tendrás que pagar una parte a una editorial, y siempre que cumplas con las condiciones exigidas por esa plataforma (échale un vistazo al enlace para más información al respecto). 

Como ves, la inversión económica inicial es practicamente inexistente (salvo que necesites un ordenador, claro…), pero la inversión en tiempo es elevada (no se escribe un libro en una semana).

Las posibilidades de ganar dinero van a depender de cuántos libros puedas publicar, de su precio de venta, de a cuánto público puedas atraer… Vamos, que no te estoy diciendo nada nuevo realmente, pero el hecho de publicar con Amazon consigue que puedas llegar a más clientes potenciales

chat

También abre la puerta a más haters potenciales, esos que sólo quieren insultarte o poner a caer de un burro tu obra (y ya de paso, herir tus sentimientos tanto como puedan) sin ni siquiera haberla leído. Pero eso ya deberías darlo por sentado sabiendo la clase de trolls que se mueven por internet…

Si quieres más información sobre cómo autopublicar un libro de forma independiente, puedes consultar este artículo de la web escritores.org. También puedes buscar editoriales y ver qué condiciones exigen para publicar tu libro, si es que le dan el visto bueno, pero tendrás que asumir que las ganancias por venta serán inferiores ya que ellos se quedan con un porcentaje por su labor.


Hazte escritor freelance y redacta artículos para otras páginas

Otra opción válida si te gusta escribir (y si se te da bien, claro está) es ponerte a disposición de empresas o particulares que tienen una página web bien posicionada y con muchas visitas y necesitan redactores para seguir añadiendo contenidos y mantener su audiencia.

Para ello existen varias webs donde podrás darte de alta como escritor freelance y buscar ofertas, como si de un portal de trabajo se tratara (vamos, realmente es eso).

Sin querer dejarte una lista excesivamente larga, ahí van algunas webs donde podrás darte de alta como salvaculos de blogueros hartos de escribir y periodicuchos necesitados de columnistas de ideas radicales escritor a disposición de quien lo necesite:

  1. Publisuites.
  2. Freelancer.
  3. Workana.
  4. Lowpost.
  5. Redactorfreelance.
  6. Textbroker.

Cada web es un mundo, y lo mismo unas pagan muy bien pero ofrecen pocas tareas que hacen lo contrario. Tampoco puedes esperar que ésto te jubile, porque simplemente es una manera de ganar un ingreso extra de cuando en cuando, sin mayores pretensiones. Pero si sumas ésto, libros publicados, un piso en alquiler, ingresos por márketing de afiliación… Al final puedes sacarte un buen dinero.


3. Crea cursos online

Si tu talento no es precisamente la escritura pero se te da bien explicar y tienes cualquier otro talento, habilidad o conocimiento técnico, puedes aprovecharlo y crear un curso en línea para enseñar a otras personas, previo pago de alguna cantidad simbólica (o no tan simbólica vamos).

Hoy en día se pueden encontrar cursos en línea casi de cualquier cosa que se te ocurra, y la competencia hace difícil que cualquiera pueda conseguir ganar una cantidad de dinero minimamente aceptable con este recurso, pero si tienes algo de chispa, o sabes transmitir tus conocimientos a los demás con cierto éxito, o tienes algo que ofrecer que no esté tan explotado, esta opción puede reportarte unos ingresos generosos cada mes.

Para crear un curso online, la plataforma más utilizada es Udemy. Presente en más de 190 países y con cursos en más de 65 idiomas diferentes, Udemy pone a tu alcance a miles de estudiantes y clientes corporativos. Aunque también existen otras plataformas como Tutellus, Domestika o Aprendum, que son una buena competencia nacional.

Otra opción es crear tu propia página web o blog e insertar en ella aquél contenido que estés dispuesto a compartir con el mundo, buscando formas de monetizarlo mediante sistemas de pagos o suscripciones periódicas (como verás, yo comparto lo que sé y lo que he investigado pero no cobro un duro por ello).

Pese a todo, para conseguir unos buenos ingresos pasivos con estas plataformas lo que de verdad importa es que consigas que cada visitante, a su vez, recomiende tus cursos a otras personas. En otras palabras: atraer.


4. El márketing de afiliación

El márketing de afiliación es eso que se vende como la gallina de los huevos de oro pero a la práctica se queda, simplemente, en un pollo descabezado.

La teoría suena simple y, a la vez, golosa: creas una web sencilla (un poco más arriba tienes un enlace para ver cómo) y, desde ahí, diriges a tus visitantes a páginas de empresas para que compren sus productos; y éstas, a su vez, te devuelven una comisión por cada cliente que haya comprado en su tienda accediendo desde tu página web.

📍 Ejemplo:

Imagina que te encantan los relojes inteligentes y decides crear una página web donde hablar de los últimos modelos, hacer análisis, comparativas entre distintos modelos, contar tu experiencia con alguno… Y ya que estás, aprovechas y plantas algún que otro enlace a las páginas que vendan esos relojes y con las que hayas acordado recibir una comisión a cambio de enviarle potenciales compradores.

Empiezas a recibir visitantes en tu web, se van interesando en los smartwatches que analizas, pican en tus enlaces, los compran, y recibes tu comisión a cambio. Y hala, ¡dinerito, dinerito!

Qué bonito todo, pero eso… ¿cómo se desarrolla?

Lo primero es tener una página web. Puedes acudir a WordPress para crearla mediante plantillas y tendrías una web lista en poco tiempo (salvo que te líes a personalizarla, a crear logos y emblemas, a tocar código CSS…).

Lo segundo es algo más complicado: el vínculo entre tu web y las empresas que te van a pagar si tus lectores compran sus productos. Pero por suerte, el todopoderoso Amazon ha salido al rescate con su sistema de Amazon Afiliados, donde prometen una ganancia de hasta el 12% por compras dirigidas desde tu web (hasta un 12%, que no un 12% en todo caso). 

Claro, que si tu página va a hablar sobre cápsulas de cafetera, un (pongamos) 10% de su precio serían céntimos (¡no tendrían que comprar cápsulas de café tus visitantes para que ganaras cien eurillos!), por lo cual sale más rentable hablar de productos con un precio más elevado: tablets, móviles, relojes inteligentes, electrodomésticos, televisiones… Aquí hablamos de artículos con precios medios de 200 a 500 euros, y esa misma comisión de hasta el 12% ahora sí es dinero.

También existe otra plataforma, Awin, que quizá te pueda interesar visitar para explorar otras opciones fuera de Amazon y ver qué beneficios te ofrecen. Entre sus socios cuenta con empresas de renombre tales como «El Tenedor», «Bankia», «BBVA», «Yoigo», «Kelisto», «MyProtein», «Rumbo», «Meetic», «Asos», «El Corte Inglés», «BeRuby», «Symio» o «PromoFarma».

Ahora viene lo chungo, el tercer paso: posicionar tu página web en buscadores.

Lo de posicionar una página web viene a significar que tu página web aparezca entre los primeros resultados al hacer una búsqueda en Google. Vamos, que si montas una web sobre relojes inteligentes y alguien tecleara en el buscador de Google “mejor smartwatch 2020”, lo ideal es que tu web aparezca entre los primeros resultados y no en la página 28.

Para conseguirlo, las palabras claves son las siguientes: posicionamiento SEO. Dos palabras, pero muchísimo contenido para explicar lo que es. Y de hecho yo mismo sigo aún aprendiendo sobre ello para posicionar mi web, por lo cual no voy a permitirme el lujo (o la desfachatez, según se mire) de explicarte cómo funciona.

Respecto a las potenciales ganancias, no te dejes engañar por esas páginas que dicen mover miles de euros al mes gracias a la técnica del márketing de afiliación. A día de hoy, para generar esas cantidades necesitas dar con un segmento muy específico y muy poco explotado, o alternativamente ser un auténtico crack con el SEO.

1 comentario en “Cuatro formas de generar ingresos pasivos desde casa”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: