Descifrando el IPREM y el concepto de “unidad familiar”

Si alguna vez has solicitado a la Administración Pública alguna ayuda, subsidio o prestación del tipo de fuera, seguro que entre sus (no pocas) condiciones has topado con conceptos como IPREM o “unidad familiar”.

¿Conoces realmente el significado de ambos conceptos? Vamos a verlo.


El Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM)

El IPREM es un índice de referencia acordado en el año 2004 por el Gobierno de España, que ha venido a sustituir al Salario Mínimo Interprofesional a la hora de determinar los umbrales bajo los cuales se tendrá o no derecho a determinadas ayudas, prestaciones o subsidios públicos.

Al igual que el SMI, es un índice que se revisa cuando el Gobierno se acuerda anualmente, siendo en este año en la siguiente cuantía:

537,84 €/mensuales, quedando en 6.454,03 €/año en 12 pagas, o 7.519,59 €/año en 14 pagas.

Debiendo considerarse que las cantidades indicadas lo son en bruto, y antes de descontar las correspondientes deducciones de IRPF, a la Seguridad Social, y cualquier otra que corresponda aplicar.

Seguramente estés pensando que una cantidad así, tan reducida, haría imposible acceder a cualquier ayuda o subvención a toda persona con trabajo, incluso aunque su salario apenas fuera de unos 600 euros al mes.

Sin embargo, y por suerte para muchos, buena parte de las ayudas públicas recurren a múltiplos del IPREM.

Como yo llevo mascarilla hasta en las manos y me expreso igual de mal hablando que por escrito, mejor te dejo una captura extraída de la web publica del Bono Social de Electricidad donde podrás verlo más claro:



Como ves, los requisitos ya especifican si el IPREM es a 12 o 14 pagas y el múltiplo aplicable (1.5, 2, 2.5…). Y si eres de letras, te indican también el resultado total. Con lo cual, sólo te queda comparar tus ingresos totales y en bruto del último año completado con esa cifra del IPREM para confirmar si cumples con ese requisito.

Si no sabes cuáles fueron tus ingresos anuales en bruto para el último año completado tienes tres opciones:

  • Buscar el certificado de retenciones de tu empresa (deben enviártelo todos los años sobre enero o febrero).
  • Consultarlo en tu última declaración de la Renta.
  • O coger todas tus nóminas y sumar una por una tus ingresos totales antes de aplicarle las deducciones.


El concepto de la “unidad familiar”

El requisito de los ingresos máximos aceptados suele combinarse con otro condicionante más: el de la unidad familiar.

Así, muchas ayudas o prestaciones requieren que “los ingresos de la unidad familiar no superen…”. Vamos, que no hablamos de TUS ingresos, sino de TODOS los ingresos de la unidad familiar.

Leyendo eso de la “unidad familiar” seguramente tiendas a pensar en lo más sencillo y habitual: padres e hijos que vivan en el hogar. Qué complicación ¿verdad?

Peeeeeero… ¿qué pasa con los hijos adultos? ¿Qué pasa si compartes piso con amigos, con los abuelos o con desconocidos? ¿Qué pasa si tienes hijos de una relación anterior que van y vienen? ¿Y si tengo pareja e hijos pero no estamos casados? ¿Y qué pasa con las parejas de hecho?

¿A que ya no lo vemos tan sencillo?


¿Quienes forman parte de la unidad familiar?

Para la Administración Pública, y a efectos de la Renta, la unidad familiar es un conjunto de personas con relación de parentesco. Eso, así, de manera general. Ahora empezamos con las excepciones:

  1. Forma la unidad familiar, únicamente, los cónyuges y sus hijos. En sentido contrario, no se incluirá en la unidad familiar a amigos, compañeros de piso, tíos, sobrinos, cuñados, abuelos o cualquier otra persona conviviente.
  2. Así mismo sólo se acepta como unidad familiar a la pareja unida en matrimonio (sea civil o religioso) y no separada legalmente. Por ello, no se considerará miembro de la unidad familiar la pareja de hecho, o con simple convivencia.
  3. No entrarán tampoco en la unidad familiar los hijos mayores de edad, aunque convivan en el mismo domicilio, salvo que estuvieran incapacitados legal o judicialmente.
  4. De igual modo, quedarán fuera de la unidad familiar los hijos menores de edad emancipados.
  5. Los hijos tenidos por cualquiera de los cónyuges en una relación anterior, sólo se incluirán en la unidad familiar si convivieran de manera habitual en el domicilio. En un sentido opuesto, no se incluirán en esa unidad familiar aquellos hijos de otras relaciones que sólo habiten de manera puntual o en fines de semana la vivienda familiar.

Para verlo un poco más claro, observa las siguientes situaciones de ejemplo:

📍 Ejemplo 1:

Andrea tiene 27 años, tiene pareja pero no está casada, no tiene hijos, trabaja a media jornada y vive actualmente con sus padres y su hermano. Para este caso, la unidad familiar de Andrea estaría compuesta sólo por ella, pues no tiene hijos y el resto de convivientes no cuentan.

📍 Ejemplo 2:

José tiene 32 años, forma pareja de hecho con Manuela, y tiene un hijo de una relación anterior que sólo se queda en casa los fines de semana según el régimen de custodia acordado. Para ese caso, la unidad familiar de José estaría compuesta por él mismo y nadie más.

📍 Ejemplo 3:

Antonio tiene 59 años y tiene pareja pero no están casados. Tiene dos hijos; uno de 21 años, y otro de 15. Para este caso, la unidad familiar de Antonio estaría compuesta por él mismo y por su hijo de 15 años; quedando fuera su pareja y el hijo mayor de edad.

Por último (pero no menos importante), la Ley nos dice que sólo se puede pertenecer a una unidad familiar. Por lo cual, el familiar que se quede fuera de una unidad familiar de su casa formaría, por sí solo/a, su propia unidad familiar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: