Los mejores consejos para ahorrar en la factura de la luz

Ahorrar en la factura de la luz es uno de esos temas recurrentes que nunca pasan de moda. Sobre todo cuando las estadísticas nos dicen que el precio de la luz en España es el segundo más caro de la Unión Europea, sólo por detrás de Italia (enlace de Expansion.com). A lo que se une la dificultad de entender el contenido de la factura y que al final se suele traducir en que acabas pagando de más sin darte cuenta.

Seguramente hayas probado a usar bombillas LED, a desenchufar los aparatos en Standby o a bajar un par de grados la temperatura del frigorífico, pero todo ello va encaminado a reducir el consumo de energía y no a pagar menos por la luz en sí. Y vamos a hablar de ello.

Pero antes, hay tres aspectos que deberías controlar sobre este suministro (si quieres leerlo en otro momento, pasa a la siguiente sección: Paga menos por la electricidad).


Conoce los conceptos de tu factura de la luz

Antes de empezar a hablar de cómo reducir el precio de la luz te recomiendo encarecidamente que le eches un vistazo (cuando puedas) a esta esta guía para descifrar la factura de la luz ofrecida por la Organización de Consumidores y Usuarios, al menos para que te suenen cuatro conceptos fundamentales

  • Potencia contratada.
  • Peaje de acceso.
  • Importe por potencia contratada.
  • Importe por energía consumida.


Instala un telecontador o contador digital

Además de tener controlado esos conceptos también sería conveniente que tuvieras ya instalado uno de los nuevos telecontadores o contadores digitales que, desde finales de 2018, vienen reemplazando a los antiguos contadores analógicos (de aguja).

Si no tienes un telecontador pide ahora mismo a tu compañía de la luz que te lo instalen (también puedes forzarla a hacerlo si te pasas a una tarifa con discriminación horaria). Tu compañía te lo instalará y sólo te cobrará por el alquiler del mismo en tu factura, aunque el coste apenas será de unos céntimos de euro al mes (tranquilo, que te vas a ahorrar mucho más…)

Contador analógico (a la izquierda) y telecontador o contador inteligente (a la derecha)


Además, quizá te interese saber también que sin telecontador no podrás acceder ni al mercado regulado, ni a las tarifas con discriminación horaria, ni tampoco al Bono Social de Electricidad. Además de ello, el telecontador también te proporcionará dos ventajas adicionales frente a los contadores analógicos: 

  • Fin de las lecturas de consumo estimadas que acaban en facturas con un importe inflado.
  • Posibilidad de consultar tus consumos reales en el área de cliente de tu comercializadora.


Date de alta como usuario en la página web de tu distribuidora

Otro paso previo antes de entrar en materia sería darte de alta como usuario en la página web de tu distribuidora de la luz. 

Y antes de que lo preguntes, la distribuidora es una empresa distinta a la que te cobra por la luz (la comercializadora). Podrás ver cuál es en tu factura, donde pone “Su distribuidora”. Te dejo los enlaces de cada una:

Las distribuidoras no operan en régimen de competencia y no podemos cambiarla, puesto que tienen asignado una parte del territorio nacional conforme al siguiente mapa: 

Gráfico publicado en la página web de la compañía «Hola Luz» (www.holaluz.com)

En tu cuenta de usuario, dentro de la página de tu distribuidora, podrás obtener información muy interesante como gráficas de consumo de luz por horas, días o periodos de facturación, o sobre la potencia máxima demandada por tu vivienda. Esa información es crucial para exprimir al máximo nuestro ahorro en la factura.

Tras lo anterior, vamos a ver cómo podemos ahorrar en la factura de la luz desde una doble perspectiva: pagando menos por la electricidad, y reduciendo el consumo de energía.


Paga menos por la electricidad

Los siguientes consejos o recomendaciones no van orientados a la eficiencia energética o a reducir el consumo de luz. En su lugar, vamos a conseguir hasta un 50% de ahorro sin necesidad de cambiar de hábitos ni electrodomésticos, simplemente empleando algo de tiempo. 

Si te parezco demasiado optimista, ten a mano tu última factura y sigue leyendo para comprobar cuánto podrías ahorrar:


Adéntrate en el mercado regulado

Personalmente me sorprendió conocer la existencia de una especie de mercado alternativo intervenido por el Gobierno, con un precio único para todas las compañías que juegan en ese mercado denominado mercado regulado

Aquí también encontramos compañías comercializadoras (menos que en el mercado libre, eso sí) aunque, en lo que respecta al precio, da igual la que elijas porque vas a pagar lo mismo en cualquiera de ellas: la tarifa única del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

El PVPC es un precio establecido por un ente público llamado Red Eléctrica de España, dependiente del Gobierno, que se establece diariamente y que podemos consultar en todo momento a través de la página web de Red Eléctrica de España.

Si piensas que las comercializadoras del mercado regulado son de segunda categoría, te equivocas. Observa este cuadro y saca tus propias conclusiones:

También te recomendaría echar un vistazo a la información que la OCU pone a tu disposición sobre la diferencia entre comercializadoras del mercado libre y las del mercado regulado, donde todo esto viene algo más detallado. 

Las comercializadoras del mercado libre pueden ofrecernos distintas tarifas (algunas con horas a precio reducido o sin coste), promociones con descuentos en la factura, planes especiales de verano o invierno, etc. 

Algo que contrasta con el mercado regulado, donde sólo existe el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Y para colmo, en este mercado no existen las promociones.

Así de entrada la decisión de descartar cualquier oferta en el mercado libre para pasarte al mercado regulado puede parecer difícil, pero para ayudarte la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) pone a tu disposición un simulador online, donde podrás comprobar cuánto podrías ahorrarte con una tarifa PVPC en comparación con los datos de tu última factura. 

En paralelo, también la OCU pone a tu disposición un comparador de tarifas de electricidad y gas también la OCU pone a tu disposición un comparador de tarifas donde podrás consultar el resto de opciones, si bien referidas únicamente al mercado libre.

Lo normal es que te sorprendas al ver que, pese a tener una super tarifa ofrecida por tu comercializadora del mercado libre incluso con descuentos, tu factura PVPC sale considerablemente más barata, puestoque normalmente este precio regulado se mueve en importes sustancialmente menores a cualquiera de los precios ofrecidos en el mercado libre.

Además, el mercado regulado tiene otras dos ventajas añadidas interesantes:

  • Sólo aquí podrías beneficiarte del Bono Social de Electricidad.
  • No te van a cobrar servicios de mantenimiento innecesarios.
A la izquierda, una factura de Endesa para un periodo de 57 días. Y a la derecha, una factura de Endesa Energía XXI, para un periodo de 27 días (y en plena cuarentena)
chat

Arriba te expongo dos facturas propias. Haciendo una cuenta rápida, con Endesa el precio de la luz fue de 1,92 dólares para €/día, mientras que con Energía XXI fue de 1,44 €/día, siendo un 25% inferior a la factura de la comercializadora del mercado libre, pese a las supuestas ventajas de la factura “Tempo Happy” y a tener un descuento en la factura.

El periodo entre el 18/03/2020 y el 29/03/2020 (11 días) fue liquidado por Endesa con una factura parcial, así que preferí omitirla. Pero si te pica la curiosidad, ya que fueron días de confinamiento, su importe fue de 22,93 € (2,08 €/día), con un consumo total de 115,303 kWh. En comparación con el 1,44 €/día obtenido con la comercializadora del mercado regulado, hablamos de un ahorro del 30%.

He de decir que en el mercado libre están surgiendo nuevas compañías alejadas de las políticas y precios tradicionales, como Lucera y HolaLuz, pero por ahora sigue siendo más rentable el mercado regulado pese a que algunas personas se empeñen en recomendar esas compañías. 

Por si te lo estás preguntando, el cambio de comercializadora es totalmente gratuito y no tiene condiciones ni requisitos siempre y cuando no estemos solicitando algo más, como una modificación de la potencia contratada (que sí tiene coste). 


Contrata una tarifa con discriminación horaria

Sabrás si tienes discriminación horaria observando el concepto peaje de acceso de tu factura: si tiene los códigos “DHA” o “DHS”, tienes discriminación horaria. En caso contrario, nos interesa centrarnos en la discriminación horaria en dos tramos (peaje de acceso “DHA”). Esta forma de facturación divide las horas del día en dos tramos:

  • Horas punta: de 12:00 a 22:00 horas en horario de invierno, y de 13:00 a 23:00 horas en horario de verano (diez horas en total).
  • Horas valle: el resto de horas del día (catorce horas en total).

Con comparación con el precio de la luz sin discriminación horaria (que se mantendría “más o menos” lineal), las tarifas con esta discriminación configuran dos tipos de precio: un precio reducido para las horas valle, y un precio sobre-elevado para las horas punta. 

Te lo muestro gráficamente para que lo entiendas:  


Como ves, la discriminación horaria puede suponer un ahorro superior al 50% en las horas valle, a la vez que un incremento algo por encima del 20% en las horas punta así que, haciendo cuentas, concentrando un 30% del consumo total de luz en las horas valle ya saldría rentable la discriminación horaria. Y no es difícil conseguirlo si aprovechas estas horas a precio reducido para hacer cosas como:

  • Poner a trabajar tu lavadora y lavavajillas.
  • Cargar tus móviles, portátiles y otros dispositivos electrónicos.
  • O calentar el agua del termo eléctrico, para lo cual puedes utilizar un enchufe con programador horario (enlace de Amazon.com) para ello si tu termo no cuenta con sistema programable.

A partir de aquí, si tienes un telecontador (ya deberías tenerlo, como te indiqué más arriba) y quieres saber si te merece la pena pasarte a la discriminación horaria, accede a la página web de tu distribuidora de la luz (que también te indiqué un poco más arriba cómo hacerlo) y ve al apartado donde se muestra tu consumo. 

Elige el periodo de tu última factura y descarga la lista de consumos en un archivo con un “formato compatible con Facturaluz CNMC” (en la propia página web te indicará qué formato de archivo es).

Con el archivo descargado vete a este otro simulador de la CNMC, rellena los datos y sube el archivo descargado. Una vez hecho el simulador te mostrará un detalle de tus gastos de luz y simulaciones con distintos resultados, entre los cuales veremos algo así:


La simulación arriba expuesta emplea los mismos datos de esa factura de 38,82 € que expuse más arriba, ya con una comercializadora del mercado regulado (Endesa Energía XXI). Como puedes comprobar, no me compensa otra cosa que no sea la discriminación horaria.

🔔

La discriminación horaria se puede solicitar tanto en el mercado regulado como en el mercado libre, aunque desde luego la opción del mercado regulado es muchísimo más rentable.


Reduce la potencia contratada

La potencia contratada expresa la cantidad de consumo eléctrico simultáneo que puede soportar la instalación de luz de una vivienda.

Muchos hogares suelen tener contratada más potencia de la que realmente necesitan. De hecho, en viviendas de nueva construcción la potencia inicial no puede ser inferior a los 5,75 kW, lo que suele traducirse con frecuencia en una factura más cara de lo que debiera.

Para que lo veas más claro, voy a usar mis propios datos y verás cuál es la variación de precios a distinta potencia contratada:


La reducción de potencia contratada tiene un coste de 9,04 euros + IVA y, de hacerlo, no podremos volver a reducirla hasta pasados 12 meses. No te preocupes por el importe, porque en una o dos facturas lo habrás amortizado pero cuidado, porque el coste de subir la potencia contratada es mucho mayor, así que asegúrate antes que nada de la potencia que necesitas. Y ¿cómo saberlo?

En internet existen decenas de tutoriales y videotutoriales que explican cómo consultar la potencia máxima demandada en una vivienda en los últimos meses a través del menú del telecontador. Aquí te dejo un vídeo de ejemplo:

Como opción alternativa, y aprovechando que te habrás registrado como cliente o usuario en la web de tu distribuidora (soy un plasta con ello, lo sé…), puedes consultarlo mediante un apartado específico que suele denominarse “potencia máxima demandada” (o lo que le quieran poner, pero es algo así).

Lo normal si tienes la potencia justa es que haya algún pico por encima de tu potencia contratada. De hecho, aunque tuvieras una potencia de, pongamos, 3,600 W, durante un periodo de tiempo (a veces, muchos minutos incluso) tu contador podría tolerar consumos más altos sin que salte la luz.

Fíjate si no en esta gráfica de mi propio consumo eléctrico, obtenida a través de la página web de mi distribuidora: 


Como ves, se puede llegar a tolerar una demanda de potencia superior a la potencia contratada sin que el contador corte la luz. No te preocupes, porque están preparados para ello. Además, no te van a cobrar nada si la superas

Para saber más sobre lo anterior puedes visitar esta entrada de la web Domoelectra.com. Yo al menos la encuentro bastante útil para entender un poco eso de los márgenes de tolerancia del contador.

Concluyendo: si en la gráfica proporcionada por tu distribuidora no hay ningún pico por encima de tu potencia contratada sino por debajo o muy próxima a su cantidad, tienes sin duda más potencia de la que necesitas.

chat

Si no te fías de tí mismo/a trasteando el contador, prueba a encender a la vez todos los aparatos eléctricos que puedas utilizar simultáneamente en algún momento y súmale uno más. Si la luz aguanta varios minutos es porque te sobra potencia.


El Bono Social de Electricidad

Como opción adicional el Gobierno pone a disposición de las familias con dificultades económicas la posibilidad de solicitar un descuento en la factura de la luz. 

La solicitud ha de hacerse a través de la comercializadora de referencia, llamando por teléfono, contactando por email, o por correo postal. En algunos casos, incluso existen apps para móviles iOS o Android donde se pueden realizar estos trámites (caso de Energía XXI o Curenergía Comercializador de Último Recurso). Será la comercializadora la que realice los trámites necesarios para aplicar el Bono Social.

Los descuentos aplicables pueden consultarse en la página web del Bono Social que el Gobierno pone a nuestra disposición, dividiéndose en tres categorías:

  1. Descuento del 25% ante una situación de vulnerabilidad.
  2. Descuento del 40% para vulnerabilidad severa.
  3. Y descuento del 50% o superior ante el riesgo de exclusión social.

En cuanto a los requisitos, obviamente se valoran los ingresos totales anuales, número de hijos y circunstancias tales como (entre otras) ser pensionista, discapacitado, víctima de violencia de género o terrorismo o la situación de dependencia.

⇣ Ten en cuenta lo siguiente ⇣

El criterio de ingresos totales del hogar se hace tomando como referencia múltiplos del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que establece cuantías en bruto, sin aplicar retenciones ni deducciones.

En todo caso, si tienes el título de familia numerosa, sois pensionistas o los ingresos brutos totales del hogar no superan los 939,91 €/mes en doce pagas (o 805,64 €/mes en catorce pagas) sin haber hijos en casa, contacta con tu comercializadora cuanto antes y prueba suerte.


Reduce tu consumo de electricidad

De manera complementaria a los anteriores consejos, lo siguiente para pagar menos en la factura de la luz es reduciendo su consumo, aunque realmente sólo un 50% (60% como mucho) del importe total de la factura depende de cuánta electricidad hayamos consumido.

Para ello existen infinidad de consejos en internet. Muchos parecen prometedores pero lo cierto es que pocos te van a ayudar a ahorrar algo más que unas migajas, así que voy a quedarme con los realmente relevantes. Que igualmente podrías conocerlos ya pero, por si acaso, ahí van:


Usa bombillas LED, pero con cabeza

Quizá a estas alturas ya sepas que la Unión Europea prohibió las bombillas incandescentes por su nula eficiencia energética, así que son casi imposibles de encontrar en las superficies comerciales. Para colmo, su duración estimada media era de apenas 1.000 horas, así que todo son desventajas con estas bombillas. 

Las alternativas declaradas eficientes son dos: las bombillas de bajo consumo, y las de LED. ¿Cuál es la diferencia real entre ambas hablando de consumos? Pues te lo muestro gráficamente:


Como ves, sustituir una bombilla incandescente por otra de bajo consumo aporta una reducción de gasto energético de un 80%, mientras que sustituirla por una de LED, por su parte, nos ahorra un 90% de consumo. Además, éstas (las bombillas LED) tienen una duración estimada de 25.000 horas, frente a las 10.000 de las bombillas de bajo consumo.

Si quieres, puedes utilizar esta calculadora ofrecida por la web Efectoled.com para hacer un cálculo exacto de cuánto te podrías ahorrar sustituyendo tus bombillas por otras de LED. Ahora bien, ¿compensa la inversión de sustituir todas las bombillas de casa por bombillas LED?

A día de hoy se pueden encontrar bombillas LED con un coste de entre 1,50 € y 6,00 € por unidad, dependiendo de la marca, potencia u otras características. Curiosamente (o al menos, a mí me resulta curioso) las bombillas de bajo consumo se mueven en precios muy similares a los de las bombillas de LED

Pero antes de empezar a gastar dinero comprando bombillas, echa un vistazo a la siguiente tabla comparativa (otra más) sobre cuándo merece la pena reemplazar una bombilla incandescente o de bajo consumo por otra de LED:


Con esta tabla lo que vengo a decirte es que no merece la pena que te gastes de golpe unos cuantos euros para renovar de inmediato todas las bombillas de tu casa, porque a veces el ahorro es ínfimo y no merece la pena correr tanto.


Preocúpate por el Standby sólo cuando merezca la pena

El Standby, también conocido como consumo fantasma, es aquél consumo energético generado por algunos aparatos electrónicos o electrodomésticos que, pese a estar apagados, permanecen consumiendo una energía residual. Muchos son reconocibles porque tienen una luz o piloto encendido, o una pantalla con la hora. Pero otros no te lo ponen tan fácil.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) estima que el 10,7% del consumo total en los electrodomésticos es causado por el Standby. Y cuando hablamos del consumo eléctrico total de la vivienda, se estima que el Standby se lleva aproximadamente un 5-10%. Algunos dicen que es más; otros, que es menos.

Podemos hacer un cálculo orientativo para nuestro caso concreto en este formulario web de la OCU, aunque en mi humilde opinión, en algunos casos llega a dar estimaciones hasta tres veces por encima de los consumos reales aportados por distintos usuarios en varios foros de debate. 

La realidad es que el consumo fantasma es difícil de precisar, y eso se debe a dos factores:

En primer lugar, a la cantidad de aparatos electrónicos con consumo Standby que poseas: uno o varios PCs de sobremesa en modo reposo, una o varias videoconsolas, una minicadena de música, una o varias televisiones, etc.

Y en segundo lugar, a que dentro de un mismo aparato o electrodoméstico los consumos en Standby van a variar dependiendo del modelo, de que sus características Smart requieran conexiones a internet mientras está en reposo, de si muestra alguna pantalla con información como la fecha y hora, etc.

También te aconsejo echarle un vistazo a esta entrada en la web Xataka.com (tiene su tiempo pero sigue pudiendo aplicarse a la actualidad).

Por ello luchar contra el Standby sólo merece la pena si poseemos varios aparatos electrónicos en casa con un consumo fantasma relevante. De lo contrario será una pérdida de tiempo para ahorrar calderilla.

Si aun así quieres luchar contra este consumo fantasma tienes cuatro opciones:

  • Pulsar el botón OFF del aparato y no el del mando a distancia.
  • Desenchufar el aparato (por si no encuentras el botón de apagado.
  • Usar una regleta con interruptor de encendido/apagado.
  • Instalar un Standby killer (enlace a Amazon.com). No merece la pena el gasto, sinceramente.
help_outline

¿Qué es un Stanby Killer?

Un Standby Killer es un dispositivo que detecta cuando un aparato electrónico entra en Standby y corta la electricidad. Hay modelos más avanzados (y caros) con regleta para varios enchufes y con control independiente, pero tampoco hace falta que te compliques la vida para comprar uno…


Optimiza el uso de tus electrodomésticos y aparatos

Hay infinidad de páginas en internet sobre consejos para ahorrar en la luz cuidando el uso de nuestros electrodomésticos, y también se ha hablado largo y tendido de ello en los medios de comunicación. Consejos como los siguientes:

✔️ Poner el aire acondicionado a 25 o 26 ºC; y la calefacción a 19 o 20 ºC, bajando dos o tres grados por las noches (entre 17 y 19 ºC). Se dice que cada grado de más (o de menos, según se mire) el gasto en electricidad aumenta un 6-8%.

✔️ Conservar los alimentos a 6º C en la nevera y -15 ºC en el congelador. Por el mismo efecto que con el aire acondicionado: cada grado de menos aumenta el gasto energético.

✔️ Usar lavados cortos y con agua fría en la lavadora. El 80% del gasto energético de una lavadora se produce al calentar el agua (porque no emplea el agua caliente del termo, sino que calienta su propia agua). Además, los detergentes actuales funcionan con la misma eficacia en agua fría.

✔️ Llenar la lavadora y el lavavajillas antes de ponerlos a trabajar. No hace falta que lo explique, ¿verdad?

✔️ No meter alimentos calientes en el frigorífico. La cuestión es evitar que tenga que hacer un esfuerzo extra en calibrar la temperatura interna.

✔️ Fijar el termostato del termo eléctrico en una temperatura media o ECO. Si tu termo tiene una buena capacidad de litros (al menos, 80 litros), puedes permitirte bajar la temperatura a una zona intermedia. La única diferencia será que tendrás que abrir menos el grifo del agua fría, y además ayudarás a cuidar el mecanismo interior del termo (tener agua hirviendo durante mucho tiempo puede dañar algunas juntas y puede causar pequeñas fugas de agua).

Realmente, y si estás siguiendo todos los consejos que te he venido dando hasta ahora (y los que me quedan por darte), no se puede aspirar a un ahorro relevante haciendo un uso eficiente de los electrodomésticos con esas recomendaciones, más allá de ahorrarnos algún que otro eurillo al año. Aunque oye, todo suma. 

Lee también: Consejos para tener una vivienda energéticamente eficiente.

Si hay una recomendación que marca la diferencia en cuanto al ahorro en la factura, siempre y cuando me hicieras caso cuando te aconsejé pasarte a una tarifa con discriminación horaria, es esta: aprovecha las horas a coste reducido para poner todos los electrodomésticos y aparatos que puedas (el lavavajillas o la lavadora, los cargadores de tus móviles o portátiles, el horno para hacer un bizcocho, etc.). Sólo tienes que cambiar algunos hábitos, pero merecerá la pena.

Por último, y de cara a evitarnos gastos futuros por falta de mantenimiento de nuestros electrodomésticos, trata con mimo las gomas de las puertas de tu frigorífico y limpia su parte trasera, y échale un vistazo a los filtros de tu lavadora, lavavajillas y aire acondicionado. Son gestos sencillos que nos van a evitar gastos futuros inesperados.

1 comentario en “Los mejores consejos para ahorrar en la factura de la luz”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: