Las (reducidas) posibilidades para ahorrar en el recibo del agua

El suministro de aguas juega con unas reglas distintas respecto a otros suministros: aquí no existe la competencia ni hay un mercado. Y no habiendo competencia, no podemos usar la carta del cambio de compañía para pagar menos. 

Además, si no hay mercado como tal es porque el agua no tiene un precio de mercado. Por el contrario, cada Ayuntamiento será quien tenga la competencia para establecerlo, independientemente de que luego delegue la gestión (y el cobro de las facturas, que es lo que nos interesa) en empresas privadas o públicas.

Mapa del año 2016 ofrecido por la web http://www.iagua.es


Por si fuera poco, el precio que fijen los Ayuntamientos va a depender de las fuentes de captación de aguas de cada territorio y la abundancia o escasez de la misma, además de incluir dentro de la factura conceptos como la captación, la transformación en agua potable, la distribución del agua a los hogares, la depuración de aguas residuales y el alcantarillado.

Y sigue la fiesta: también se suelen agregar a la factura cánones establecidos por la Comunidad Autónoma respectiva. El por qué no me lo preguntes a mí, porque no lo sé aún muy bien.

Por desgracia, todo lo anterior ha derivado en una amalgama de facturas exageradamente dispares y diferentes, y en desigualdades a lo largo del territorio nacional. De hecho, según este informe de la OCU, el agua puede llegar a ser hasta un 352% más cara en unos lugares de España que en otros

chat

Si necesitas conocer al detalle los conceptos de tu factura del agua tendrás que ponerte en contacto con tu distribuidora o consultar su página web. Están obligados a informarte sobre ellos.

En definitiva: con el suministro de aguas no tenemos otra opción que la de consumir lo indispensable si queremos ahorrarnos dinero en la factura. Asi que vamos a ver qué pasos podemos dar para ahorrarnos dinero:


Consejos para reducir el consumo de agua

La mayor parte de las recomendaciones que podrías encontrar para ahorrar en agua vienen a incidir en lo mismo: duchas cortas y grifo cerrado mientras no se utilice. 

Literalmente, cada gota cuesta dinero. Pero además de incidir en tu economía doméstica, también es una cuestión que implica la protección del medio ambiente. Y aunque poco a poco hemos ido concienciándonos de la necesidad de cerrar el grifo aún seguimos siendo uno de los países que más agua gasta (enlace a FundacionAquae.org).

report_problem

Un grifo abierto gasta de ocho a doce litros por minuto. Poca broma…


No hagas un prelavado de la vajilla

Un lavavajillas es más efectivo cuando la vajilla tiene algo de suciedad, siempre y cuando hablemos de “restos de suciedad” y no de tropezones de carne o de salsa ultra-pegada. Por eso no merece la pena hacer un prelavado de la vajilla antes de meterla; simplemente límpiala un poco con un tenedor y ¡pa’ dentro!


Atento a las pérdidas de agua

Un grifo que gotea, una cisterna que pierde agua poco a poco… Hay fugas que pasan inadvertidas hasta que llega la factura y… ¡sorpresa! ¡Tu factura se ha multiplicado por 5! Gota a gota se acumulan litros, y cada litro cuenta para la empresa que te suministra el agua.

Si no te diste cuenta hasta que te ha llegado la factura, ve a tu contador de agua y comprueba el medidor de consumo, anotando la cifra marcada. Si al cabo de un par de horas sigue estático y no se ha movido ni un milímetro, no hay fuga. Eso sí, no seas cafre y no vayas a abrir un grifo o a tirar de la cisterna entre tanto…


Reutiliza el agua del aire acondicionado y deshumidificadores

Si eres poseedor de alguno de estos aparatos sabrás que suelen generar agua, y no en pocas cantidades. Y ese agua puede reutilizarse para multitud de fines, como rellenar la cisterna del inodoro, o para planchar la ropa. También podrías usarla para fregar, aunque antes asegúrate de que el agua no esté sucia o turbia (al fin y al cabo, estos aparatos absorben partículas del ambiente durante su función).

Incluso podría servirte para regar las plantas, aunque varios profesionales recomiendan no hacerlo cuando se trate de plantas que luego vas a consumir (sinceramente, yo no regaría mis tomates con ella).

report_problem

El agua generada por deshumidificadores y por el aire acondicionado no es potable dada su alta concentración de metales y productos tóxicos y perjudiciales para la salud. ¡No te la vayas a beber!


Aporta tus lecturas reales

En el mercado del agua no existen telecontadores o contadores digitales, por lo cual la empresa suministradora depende de que el técnico o profesional oportuno acuda a nuestro punto de suministro para anotar la lectura real, salvo que nosotros se la hagamos llegar a través de todos los canales a nuestra disposición (área de clientes de la página web de nuestra comercializadora, formularios de atención al cliente, apps para teléfonos móviles…).

Modelo de contador analógico del suministro de aguas


¿Qué pasa si no se hace? Pues que la empresa suministradora del agua podría hacernos una factura con un consumo estimado. Y si a esa empresa le da por pensar que tú has consumido el doble de agua «porque sí», pues pagarás una factura mucho más elevada de lo normal (aunque en la factura siguiente regularizarán esa situación y te descontarán lo facturado de más).


Lava tu coche en un lavadero con pistola a presión

Aunque pueda parecer lo contrario, un lavadero de coches es mucho más económico (y eficiente). Con 2 o 3 euros puedes lavar tu coche por completo, mientras que en casa gastarías una cantidad de litros que mejor ni mencionar.


Dúchate en el gimnasio

No voy a referirme a ello desde el punto de vista de la higiene personal. Eso es una cosa tuya y de quien se acerque a tí con habitualidad. 

Las duchas también están incluidas en la cuota que pagas al centro. Son instalaciones a tu disposición, así que ¿por qué no aprovecharlas? Ya que has pagado, úsalas y ahórrate algo de agua en casa.


Instala aireadores en tus grifos y ducha

Los aireadores son pequeñas piezas que se instalan en la salida de agua de los grifos de una manera muy sencilla, y consiguen mantener una misma presión del chorro con menos agua al mezclarla con aire. Así, si un grifo abierto puede gastar entre 8 y 12 litros por minuto, gracias a los aireadores conseguiríamos ahorrar hasta un 50% de agua

Ejemplo de aireador para grifo


Puedes adquirirlos en cualquier ferretería y pueden costar de 1,50 a 5,00 € la pieza. Si no quieres gastar demasiado, al menos instálalos en los grifos del baño (sobre todo si lo usan niños).

Se pueden encontrar también alcachofas de ducha con sistema de ahorro de agua que emplean un mecanismo similar. Son más caros que los aireadores de grifo, pero quizá te pueda merecer la pena.


Cierra ligeramente la llave de paso general

Un simple gesto que te permitirá reducir el caudal del agua levemente, pero ahorrar en la factura del agua considerablemente. No lo notarás en tu consumo habitual, pero sí en tu factura del agua.


Canaliza y almacena el agua de la lluvia (opción ‘deluxe‘)

Hay casas que cuentan con sistemas de reutilización del agua de lluvia, canalizándola hasta llenar los depósitos del WC o el sistema de riego. Si no los tienes puede ser una inversión interesante, sobre todo si tienes un huerto o jardín y vives en una casa independiente, aunque por supuesto en nada merecerá la pena si no vives en un lugar donde llueva bastante

Para saber más sobre este sistema, visita este artículo de la web EcoCosas.com

Para que te hagas una idea en cuanto a su coste, un depósito de 300 litros puede costar entre 40,00 y 60,00 € mientras que uno de 1.000 litros, más de 250,00 €. Aparte habrías de añadir las tuberías y canalización de PVC, aunque su precio no es excesivo pero requiere de mano de obra.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: