Sede electrónica, banca online y área de clientes: Ahorra haciendo tus trámites online

Al margen de los debates éticos y políticos que pueden despertarse, lo cierto es que internet pone al alcance de nuestra mano la posibilidad de hacer casi cualquier tipo de trámite sin necesidad de pasar interminables ratos en una oficina o sucursal, o en una llamada telefónica.

Hacer nuestros trámites por internet no solo tiene una ventaja económica (ahorramos en desplazamientos y evitamos costes en llamadas telefónicas) sino, más importante aún, nos permite ahorrar tiempo

Y como el tiempo es más preciado que todo el dinero del mundo (que se lo digan a quien tenga un fondo de pensiones), aquí van tres pasos clave para poder ahorrar dinero y tiempo haciendo tus trámites por internet.


Obtén el certificado digital o Cl@ve PIN para tus trámites con las Administraciones Públicas

De partida, certificado digital y Cl@ve PIN son dos cosas distintas, pero ambas nos permitirán realizar un montón de gestiones con diversos organismos y Administraciones Públicas a través de internet. 

Por una parte, el certificado digital es un archivo encriptado en cuyo interior se contiene información personal nuestra, hasta tal punto que sirve para identificar nuestra identidad sin duda alguna e incluso firmar documentos digitalmente.

Para obtenerlo, hemos de seguir una serie de instrucciones que se nos explican en esta sección de la página web de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre (FNMT)

Son pasos algo engorrosos y que no nos van a impedir desplazarnos hasta una oficina habilitada para descargar el certificado, pero una vez realizados podrás empezar a realizar numerosos trámites con la Administración Pública a través de las distintas sedes electrónicas habilitadas, en lugar de desplazarte a una oficina presencial.

chat

No te hablo sólo del ahorro de tiempo sino, además, del ahorro económico que supone evitar desplazamientos, los parkings de pago, o cualquier otro gasto que pueda generar la jornada…

El funcionamiento del certificado digital es sencillo, aunque hay que seguir las instrucciones indicadas en la web de la FNMT para integrarlo en un navegador compatible. Una vez hecho, cada vez que entremos en una web que requiera nuestra identificación nos aparecerá una ventanita que nos permitirá elegir el certificado digital instalado. Hacemos click en él y… ¡listo!

Además, el certificado digital nos va a permitir firmar documentos de manera digital añadiendo un código que equivale a una firma manuscrita. Algo que ya se está aceptando en la Administración Pública (o al menos, en la mayoría).

Eso sí, ten presente que los certificados digitales tienen fecha de caducidad, pero podrás renovarlo sin tener que desplazarte a ningún sitio antes de que caduquen, a través de la propia página web de la FNMT, en su apartado para renovar certificado


La segunda opción es la que nos ofrece el sistema de Cl@ve PIN, que en lugar de emplear un archivo encriptado utiliza un sistema de comunicaciones que envía un SMS con un código PIN o clave al número teléfono que proporcionemos durante nuestro registro.

También podemos utilizar la app para móviles que la Administración Pública pone a nuestra disposición.

Para obtenerlo, como ocurre con el certificado digital, habremos de seguir unas instrucciones que, en este caso, se nos explican en esta página web habilitada por el Gobierno

La única pega del sistema de Cl@ve PIN es que solo funciona en Administraciones de ámbito nacional, mientras que el certificado digital nos va a servir para cualquier sede electrónica, sea de un Ministerio, de una Consejería autonómica o de un Ayuntamiento.


Adicionalmente a las anteriores, y aunque no lo había mencionado, también hemos de conocer que los nuevos documentos de identidad (DNI-e 2.0 y 3.0) ya incorporan un certificado digital.

Lo que viene a significar que podrías ahorrarte solicitar uno, siempre y cuando tengas por ahí un lector de tarjetas criptográficas (enlace a Amazon.com) y seas capaz de configurar tu ordenador para acceder al certificado del DNI electrónico. Algo que requiere conocimientos y paciencia (mucha), porque el sistema no es precisamente sencillo e intuitivo… Te dejo este tutorial que nos ofrece la web ComputerHoy.com.

En caso de que quieras utilizarlo, deberás tener a mano la contraseña facilitada por la oficina de expedición del DNI (viene en un sobre cerrado), pues su certificado requiere introducir la contraseña. Y por cierto: también caduca, y para renovarlo habrás de ir a una Comisaría.


Date de alta creando una cuenta de cliente en la página web de las compañías de tus suministros

Otro paso fundamental es disponer de una cuenta de usuario en el área de clientes de tus compañías de la luz, agua, gas natural (si es tu caso), y teléfono e internet. 

Las ventajas de registrarte como usuario en el área de clientes de tus empresas suministradoras son importantes:

  • Consultar tus facturas al momento.
  • Cambiar de tarifas o contratar opciones adicionales.
  • Ver tus consumos en tiempo real y al detalle.
  • Enterarte de promociones y descuentos que puedan ser de tu interés.
  • Cambiar tus datos de domicilio o de contacto.
  • Modificar la cuenta bancaria para la domiciliación de los recibos.
  • Pagar recibos atrasados con tu tarjeta.
  • Presentar reclamaciones o incidencias, sin perder tiempo en eternas llamadas telefónicas.

Registrarse como usuario/cliente es muy sencillo, pero antes de nada asegúrate de tener un recibo a mano. Si no lo tienes porque ya hace tiempo que no te los mandan por correo (mal hecho, ¡estás pagando a ciegas!) al menos llama por teléfono a tu compañía y que hagan las gestiones oportunas para darte de alta.

Como ventaja adicional, muchas compañías ofrecen aplicaciones para teléfonos móviles, donde nos pueden llegar notificaciones tales como que nuestra factura ya está disponible, o que durante unos días han habilitado una promoción exclusiva. Y podremos hacer todo eso desde nuestro móvil y al momento. ¿No te parece buena idea?


Consigue tus claves de acceso a la Banca online para hacer tus trámites por internet

Como no podía ser menos, también tu banco dispone de una especie de sede electrónica a través de la cual puedes realizar operativas cotidianas tales como:

  • Consultar los movimientos de tus cuentas y tarjetas.
  • Hacer transferencias de dinero.
  • Programar transferencias periódicas.
  • Consultar y devolver recibos.
  • Impedir que recibos domiciliados sigan cargándose en tu cuenta.
  • Ver dónde están las sucursales y cajeros más cercanos.

Como podrás imaginar, conseguir acceso a todo ello exige mayores medidas de seguridad, por lo que tendrás que desplazarte cuanto antes a tu banco para recibir información y realizar los trámites oportunos.

Y por supuesto, todos los bancos cuentan ya con una aplicación para smartphone. ¡Así que no hay excusas para estar desinformado de lo que pasa en tu cuenta corriente!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: